viernes, 10 de abril de 2009

Trozo de tela

Los días,
marea de apariencias:
segundo que sigue a otro segundo.

Cuerpos en estrépito,
uno tras otro;
la búsqueda fallida no es más triste que ayer.

Y en esos recovecos,
miradas de bondad,
risas,
largos gemidos masculinos...

Los oidos llenándose de dientes...

El pelo contra el pelo...

Y el romance,
el romance como antiguo sueño que se olvida.

Los chicos
atrapando el sueño
en un afán desesperado.

1 comentario:

Antonio dijo...

Muy bueno, seguro que eres un guardián perfecto...